El Agua de Arroz es uno de los secretos de belleza más antiguo y que la mujer Japonesa sabe muy bien cómo y cuándo utilizarlo.   Porque como dice la canción “el tiempo pasa, nos vamos poniendo….”   hasta que de repente nos miramos al espejo y encontramos que las líneas de expresión  están ahí bien marcadas; nuestra piel luce menos hidratada y en algunos casos, las manchas empiezan a hacer de las suyas.

Envejecer es un proceso natural y debemos aprender a llevarlo bien pero mejor aún si nos preocupamos de cuidar nuestra piel,  de nutrir nuestro cabello, de hidratar nuestras manos y cuello… en resumen, nuestro todo.

El Agua de Arroz es rica en vitaminas del complejo B (hierro, potasio, zinc, magnesio, ácido fólico), nutrientes que el arroz pierde cuando lo llevamos a proceso de cocción.    Pero si tenemos la precaución de conservar este maravilloso secreto, veremos que el Agua de Arroz está llena de propiedades que son benéficas para nuestra piel.

Uno de sus compuestos es el inositol, que es un complejo que promueve el crecimiento de las células y estimula el flujo sanguíneo, lo que es buenísimo para prevenir las primeras arrugas y para disminuir los poros abiertos.   Además debemos considerar que el arroz posee una gran cantidad de antioxidantes que provienen de los ácidos linoléicos los que estimulan la producción del colágeno de la piel.

arroz3

Si te propones de que a lo menos una vez a la semana te aplicarás una mascarilla de Agua de Arroz, podrás percibir que la piel de tu rostro se vuelve más suave y tersa porque es un excelente tónico natural;  calma las irritaciones de la piel, brinda una capa protectora y si dejas un poquito para tu cabello, lograrás darle un toque de brillo y sedosidad.

¿Cómo preparar el Agua de Arroz?… muy fácil

½ taza de arroz blanco (hay algunas personas que ocupan arroz integral)

4 taza de agua

En una olla pon a hervir el agua luego agrégale el arroz… deja que hierva a fuego lento durante 20 minutos.

Cuando esté lista, cuela el arroz y reserva el agua en un recipiente de vidrio y llévala a refrigerador para que esté bien fría cuando la apliques en tu rostro ayudándote con un algodón.

arroz4

Otra opción es que puedes agregar al agua de arroz un poco de leche y miel para lograr una pasta ligera que puedes aplicar en tu rostro (limpio y seco) durante unos 20 minutos, luego retiras.

También puedes moler  el arroz que ocupaste para la cocción y le agregas la cantidad necesaria de miel y leche;  revuelves bien hasta formar una pasta cremosa.  Luego aplicas en tu rostro por 20 minutos o hasta que sientas que está seca.  Retiras y lavas tu rostro con el Agua de Arroz que dejaste enfriar.

Es importante que consideres que si tienes una piel muy sensible, debes probar primero el Agua de Arroz en tu antebrazo y así verificar que no hay una reacción alérgica.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta