La comunicación escrita llenó por muchas décadas la historia del mundo y esas viejas cartas de amor contribuyeron sin duda a la evolución de la humanidad, a desarrollar el lenguaje, a mantener siempre viva la esperanza.

Se cuenta por ahí que la primera carta escrita se realizó hace 3.100 años antes de Cristo y que salió del pueblo de los Sumerios…. también se cuenta que fue el año 63 después de Cristo…pero qué más da, lo importante es que las cartas de amor, las nostálgicas, las apasionadas siempre existieron y creo que van existir para la y los románticos que aún nos gusta expresar en un papel lo que sentimos.

El mundo evolucionó  y hoy día nos escribimos por Facebook, por Whatsapp, por Twitter… y por muchos otros medios electrónicos y podemos decir muchas cosas, las que a veces no son las adecuadas, pero casi no nos importa porque así como las publicamos rápido, a los minutos después ya son historia y nos cuesta encontrarlas.

Pero ¿alguna de ustedes ha recibido una carta o una nota amorosa?…. yo sí!!!, y no hay nada más rico que poder abrir ese sobre que no sabes qué es lo que trae;  sentir esa sensación de sorpresa cuando desdoblas el papel y comienzas a leer.   A medida que vas pasando de palabra en palabra, de frase, de adjetivo, de sustantivo…. te vas imaginando como el “escritor” logró expresar de forma tan linda lo que siente por ti;   también se te vienen imágenes de su rostro, del lugar en donde está, si hace frío o calor, incluso puedes hasta sentir aromas … muchas cosas suceden cuando lees una carta.

Y, muchísimas de esas cartas de amor han sido escritas por mujeres como Frida Kalo, Gabriela Mistral, Coco Chanel, Marilyn Monroe… tantas que podría nombrar, entre ellas a nuestras madres o abuelas.  Todas estas “chicas de la época” recibieron cartas apasionadas que las guardaron cuidadosamente, amarradas con una cinta de su color preferido en una caja especial que la dejaban en un escondite bien elegido.

De verdad chicas,  añoro las cartas, me encanta que me escriban y me gustaría tener muchas de ellas para guardarlas en mi lugar más secreto.

 

 

Compartir

Dejar respuesta