Que levante la mano quien ha tenido un amor de verano …… Ya veo, el 99,9% tiene la mano arriba.   Pareciera que el calor, el sol, el agua, las olas,  las noches y los atardeceres largos invitan a enamorarse,  así por lo menos lo siento yo.

Se dice también que Cupido anda más certero en período de vacaciones porque todos tenemos más tiempo, nos sentimos más libres, estamos más dispuestos a disfrutar y hacer realidad muchos sueños que hemos ido acumulando durante todo el año.

Y lo que les digo es verdad…  sólo con que mires las “muuuuchaaaas” películas que se han hecho con motivos de amor de verano; que escuches las miles de canciones que relatan historias y para que decir todos los poemas que se han escrito.

 

a2

 

Para entender mejor por qué nos volvemos tan amorosas en este periodo,  te cuento:  cuando los días son más largos, la hormona del amor llamada testosterona se eleva y cuando hay más luz,  se segregan más hormonas  por lo tanto nos ponemos más contentas, nos arreglamos, nos gusta lucir más bonitas, salimos más, entonces  la hormona serotonina se multiplica y nos genera más sensaciones de placer….…. resultado:   conocemos más gente y entre ellas a nuestro loco amor de verano.

Si a todo esto le agregamos que nuestra piel luce tostada, usamos ropa  más ligera, estamos más relajadas y aprovechamos nuestro tiempo….entonces nuestros encuentros amorosos son más y  mejores.

Lo terrible es cuando se nos acerca la fecha de partida y no tenemos claro si ese encuentro de verano es para largo plazo o simplemente se termina ahí… con el atardecer del último día.

 

a1

 

Y…… ¿Cómo tenemos que decir adiós? .

Tarde o temprano tenemos que volver a la rutina y a nuestra realidad por lo tanto no es bueno “idealizar” esta nueva relación,  para que cuando llegue el momento de decir adiós ya estemos preparadas.

Es bueno intercambiar número de contacto, hacernos amigos en Facebook,  entregarnos el correo electrónico y un “mantenernos en contacto” debe quedar bien establecido…. Después dejamos  que el tiempo se encargue.

Si la relación es buena y tiene futuro, sola irá creciendo…. Si no, sólo hay que mantenerla como un hermoso y feliz recuerdo de verano que no dejó heridas ni penas.

Tómate el “amor de verano” como una experiencia maravillosa y tenlo siempre como el recuerdo más entretenido y apasionante que has vivido y cada vez que pienses en el, tu corazón se sentirá muy pero muy contento.

 

Compartir

Dejar respuesta