Estoy segura que si le preguntas a todas tus amigas o a tus amigos te dirán que sí, que cuando se han enamorado han vivido la experiencia de que el amor es una droga irresistible.

Y digo esto porque las endorfinas crean adicción… no nos podemos resistir a estas pequeñísimas hormonas que revuelven todo  y,  más vale que así sea porque  no hay nada más rico que sentir las “mariposas” en la barriga, el aceleramiento del corazón o que nuestra piel responda a una caricia.

Los estímulos que nos regala el amor no están en el corazón …. están en el cerebro y las amigas endorfinas actúan como neurotransmisores y junto con otras hormonas,  aumentan en los momentos placenteros de la vida;  por esa razón nos sentimos contentas, en las nubes, soñadoras.

a1

Como nuestro cerebro es sabio, cuando estamos listas para encontrar el amor  funciona a tres niveles o fases:    primero atracción sexual, atracción romántica y vinculación emocional.   En la primera es cuando vemos y reconocemos algunas actitudes del otro que nos lo  hacen parecer  y en la fase 3 (la que algunos expertos dividen en 3 y 4), hay más actividades en común, se comparte… se crea un vínculo emocional y sexual. 

El problema está cuando la endorfina deja de segregarse porque es ahí  cuando aparece el problema y la adicción a ese amor comienza a desaparecer…. Puede que vuelva o simplemente ya no haya retorno si no que se active con otra “atracción”que nos venga a “revolver el gallinero” en nuestro cerebro y la endorfina, la dopamina, la norepinefrina y la feniletilamina nos invadan nuevamente.

Recogí una información de un “estudioso del amor” y saqué mis conclusiones que las comparto contigo para que reconozcas y cuides tu amor:

  • El amor atonta… no le ocurre a todos pero hay que cuidarse de no ponerse obsesiva e invasiva; la independencia es muy importante para todo individuo.

  • El amor produce euforia… en algunos casos funciona como una adicción y te haces muchas ilusiones sin pararte bien en la realidad.

  • A causa de la dopamina, el amor alivia el dolor…¿será por eso que se dice un “clavo saca a otro clavo?.

  • Andas más lento, te das tiempo para el espacio íntimo, te das tu tiempo para disfrutar con él…todo fluye despacio, como suspendido en el aire.

  • Cambia el tono de voz… porque hay más ternura y nacen esas palabras claves o apodos.

  • Especialmente en la primera etapa el “amor te ciega” y dedicamos mucho tiempo a la nueva pareja y nos olvidamos del resto.

  • La mirada te cambia porque las pupilas se dilatan… miramos a nuestro amor casi “embobadas”.

  • El hombre enamorado es más valiente, protector y audaz. Está ahí defendiendo lo que es de él.

  • El amor SUBE EL AUTOESTIMA…. Nos quieren, nos queremos… La sonrisa nos hace lucir lindas.

Ahora ya sabes que por qué el Amor es una droga irresistible y es muy lindo sentirla pero como cualquier droga, esta se puede transformar en dañina si no sabes equilibrarla, sostenerla, quererla y respetarla.

 

Compartir

Dejar respuesta