¿Sabías que sonreír siempre te hace bien?… hay muchas respuesta y teorías sobre este “simple acto de sonreír”  el cual es mucho más fácil que explicar el por qué estás triste o el por qué llevas un rostro que denota amargura.

Si solamente comenzamos el día sonriendo,  logramos un efecto positivo en nuestro bienestar y hasta podemos llegar a la etapa de reírnos a carcajadas por alguna situación que nos alegró el día, por muy pequeña que haya sido.

Si te fijas bien en los niños que te rodean verás que gran parte de su tiempo sonríen y ríen: corren, saltan, bailan expresando su felicidad y  gritan manifestando su alegría;  los chicos disfrutan cada momento con mucha intensidad.  Lamentablemente,  a medida que vamos creciendo nos vamos colocando más “fomes”… llenos de tensiones que van modificando nuestras expresiones faciales y , hay muchos adultos se vuelven  rígidos, opacos y sólo se regalan unos pocos instantes del día para sonreír y a veces de malas ganas.

El reír y sonreír proporcionan una serie de beneficios a tu salud ya que cuando realizas este bello acto,  se producen muchos cambios fisiológicos en el cuerpo sin que tengamos conciencia de ello.   Por ejemplo, las famosas “ENDORFINAS”  se liberan con sólo sonreír; nos hacen sentir felices y reducen nuestro nivel de estrés.   Es más, científicamente está comprobado que “fingir la risa o una sonrisa hace bien ya que el cerebro no distingue entre lo real o lo falso e interpreta esta posición de músculos de la cara entregando la orden de estimular para liberar endorfinas”….¿qué loco no?…

Además esta liberación de Endorfinas actúan como analgésicos naturales del cuerpo así es que sonreír es un buen remedio para aquellas personas que tienen algún dolor pasajero o crónico.

reir1

Bueno, aparte de esto, también el reír logra expandir los pulmones, relaja los músculos del cuerpo, repone el oxígeno de las células, libera emociones especialmente aquellas que tenemos reprimidas, te levanta el ánimo y te proporciona una expresión atractiva que logra conquistar los corazones y las sonrisas de los que te rodean….. porque no hay nada mejor y más contagioso que una buena risa.

Si sientes que no eres buena para sonreír has el ejercicio, se consciente y sonríe a propósito…inténtalo desde que partes el día;  tu rostro se iluminará y verás como todo lo que está a tu alrededor luce más lindo.

Y….  no te olvides de  “No dejar para mañana todas las sonrisas que puedes entregar hoy”

 

Compartir

Dejar respuesta