Existen variados factores por los cuales se podría comenzar a tener caída del cabello. Es muy posible que, alrededor de 3 ó 4 meses después de haber tenido una enfermedad o haberse sometido a una cirugía mayor, se pierda en forma repentina una gran cantidad de cabello. Este tipo de caída del cabello está relacionada con el estrés de la enfermedad y es temporal.

Los problemas hormonales pueden provocar la caída del cabello. Si la glándula tiroides es hiperactiva o hipoactiva, es posible que se caiga el cabello. Por lo general, este tipo de caída del cabello puede controlarse mediante el tratamiento de la enfermedad tiroidea. La caída del cabello puede producirse si hay un desequilibrio en las hormonas masculinas o femeninas, que se conocen como andrógenos y estrógenos. Corregir el desequilibrio hormonal puede detener la caída del cabello.

Muchas mujeres notan que se les cae el cabello alrededor de 3 meses después de haber tenido un bebé. Esta caída también está relacionada con las hormonas. Durante el embarazo, los niveles altos de determinadas hormonas hacen que el cuerpo conserve el cabello que, normalmente, se caería. Cuando las hormonas vuelven a los niveles previos al embarazo, ese cabello se cae, y comienza nuevamente el ciclo normal de crecimiento y caída.

Algunos medicamentos pueden provocar la caída del cabello. Este tipo de caída del cabello mejora cuando deja de tomar el medicamento. Los medicamentos que pueden provocar la caída del cabello incluyen los dilu

caída del cabello
caída del cabello

yentes de la sangre (que también se llaman anticoagulantes), los medicamentos que se usan para tratar la gota, la presión arterial alta o problemas cardíacos; la vitamina A (si se toma en exceso); las píldoras anticonceptivas y los antidepresivos.

Determinadas infecciones pueden provocar la caída del cabello. Las infecciones del cuero cabelludo pueden provocar la caída del cabello en los niños. La infección se trata fácilmente con medicamentos antimicóticos.

Finalmente, la caída del cabello puede producirse como parte de una enfermedad , como lupus o diabetes. Dado que la caída del cabello puede ser un signo temprano de una enfermedad, es importante determinar la causa para poder tratarla.

Compartir

Dejar respuesta