El uso de pelucas es más común de lo que podemos creer; hay muchas personas que por diversas razones deben o quieren usar pelucas y no siempre están bien informadas de cómo escogerlas o de cuáles son las maneras ideales para mantenerlas y cuidarlas.

Lo primero que debemos considerar en el uso de pelucas es realizar una muy buena elección. Existen dos tipos, las pelucas de cabello natural y las de cabello sintético.

Las pelucas de cabello sintético si bien tienen mucho brillo y sus colores o tonos son más llamativos, son más “frías”, más estáticas y para cuidarlas necesitas de shampoo especiales y, en caso de personas que están siendo tratadas con quimioterapia o que por alguna enfermedad o causas de estrés sufren de pérdida excesiva de cabello, les recomendamos el uso de pelucas de cabello natural.

Cuando escoges una peluca de cabello natural debe asesorarte muy bien del cuidado que debes tener como también de que el material que toma contacto con el cuero cabelludo sea el realmente adecuado para evitar la transpiración y que no lleve un tipo de pegamento.   También es importante que te des el tiempo de elegirla bien, pruébate todas las que quieras para que realmente te sientas cómoda y que luzcan bien con tu forma de rostro y tu tono de piel.

El uso de pelucas de cabello natural permite que les puedas aplicar color, hacer ondas y también cortarlas, además puedes lavarlas con shampoo suave rico en nutrientes e hidratante.   Es conveniente que lleves tu peluca al Salón de Belleza para que tu estilista la revise y te recomiende lo mejor para mantenerla como también para que cada cierto tiempo puedas variar el look, renovar el corte o peinarla.

Cuando laves tu peluca debes secarla peinándola sólo con tus dedos ya que no es recomendable que la escobilles o pases peineta, así evitarás dañarla. También es indispensable que cuando no la uses no la dejes tirada en el fondo de un closet, es bueno que la mantengas en un soporte.

Si usas en forma permanente peluca es recomendable que tengas dos, así puedes variar además de alternarlas para que así puedan durar más y en mejores condiciones.

Compartir

Dejar respuesta